Novedades
Loading...

Lámpara hecha de bacterias Transgénicas de Escherichia coli

12:33

Biobulb fue diseñado en base a especies modificadas de Escherichia coli, microorganismo que, generalmente, se encuentra en los intestinos de seres humanos y otros animales.

Los increíbles avances en biotecnología e ingeniería genética han revolucionado en mundo en áreas como, de la salud y el medioambiente. Tras el éxito del proyecto Glowing Plant, planta modificada genéticamente que produce luminiscencia de manera natural, Alexandra Cohn, Michael Zaiken y AnaElise Beckman, estudiantes de la Universidad de Wisconsin-Madison con especialización en filosofía, bioquímica y neurobiología respectivamente, desarrollaron bacterias transgénicas para crear una lámpara que de luz natural a partir de los mismos microorganismos que la componen.

El proyecto fue bautizado como Biobulb y ahora, mediante una campaña de crowfunding, los desarrolladores esperan reunir 15.000 dólares para la investigación y el posterior diseño de este dispositivo tan curioso y controvertido.

LÁMPARA HECHA CON BACTERIAS TRANSGÉNICAS

Cohn, cofundadora del programa dijo; En este sentido, “queremos que nuestro proyecto tenga un impacto cultural. Mientras provee a las personas de luz sin necesidad de electricidad, esperamos que cambie la percepción general de que la modificación de organismos es peligrosa o nociva”

La forma de funcionamiento de la bombilla es 100% sostenible: deberá exponerse a la luz solar para que ésta alimente a los diferentes microorganismos que, dicen, podrían brillar durante días o incluso meses.

Aunque normalmente estas bacterias no emiten luz, los fundadores de Biobulb intentarán modificar su ADN para que eso sea posible. “Brillará como una luciérnaga, una medusa o un plancton luminiscente. Lo suficiente para iluminar ambientes oscuros”, informó Zaiken, otro de sus creadores, quien agregó que: “será como tener todo un ecosistema en un jarro. Contendrá una gran variedad de bacterias y cada una de ellas jugará un rol particular en el reciclaje de los nutrientes que necesitan las E.coli para sobrevivir”.

ADN

El proyecto, todavía en su fase inicial, fue finalista en el Crowd Grant Challenge de RocketHub, consiguiendo un financiamiento de 3000 dólares con el que pretenden investigar distintas cuestiones que todavía desconocen como, por ejemplo, cuánto podría durar el bulbo en funcionamiento. Así, estos tres estudiantes norteamericanos expondrán el prototipo a diferentes temperaturas y químicos, y experimentarán con diversas proteínas intentando obtener mayor luminosidad y control del color emitido.

Pero, a pesar de lo innovadora que resulta esta iniciativa, Biobulb enfrenta cuestionamientos científicos, sobre todo en torno a cuán seguro será el producto. “Si la lamparita se rompiera y las bacterias fueran liberadas, probablemente serían comidas por todas las otras bacterias que hay. La E.coli que estamos utilizando es un sepa de laboratorio a la que se le han removido sus genes de defensa, ofensa y movilidad”, argumentó Zaiken. Algo que, una vez desarrollado el proyecto, deberán demostrar ante la Agencia de protección ambiental de Estados Unidos (EPA).

Como explican sus creadores, Biobulb podría ser una prueba más de que, aunque “muchos creen que la ingeniería genética necesariamente conduce a algo malo, tiene un enorme potencial para ayudar a la gente”.

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Ver más / ver menos