Novedades
Loading...

Algunas medidas para lograr una mayor eficiencia energética

12:41


En un contexto en el que más del 80 % de la energía consumida en España proviene de las fósiles, y que el 77 % se tiene que importar desde terceros países, muchos de ellos, como hemos mencionado, política y socialmente inestables, es imprescindible promover medidas orientadas a reducir el consumo de energía junto con las ya mencionadas que fomenten la producción autóctona y diversificada de energías limpias.
De los grupos de medidas posibles para lograr una mayor eficiencia e independencia energéticas, quizás la apuesta por la innovación sea la más segura a largo plazo, en particular en las siguientes áreas:
  • Microelectrónica y electrónica de potencia, que permitirá elaborar equipos más eficientes. Por ejemplo, el desarrollo de nueva luminaria de bajo consumo, menor impacto ambiental, mayor intensidad lumínica y de mayor vida útil, que podrían llegar a conseguir un ahorro energético del 90 por ciento.
  • Equipos para el almacenamiento energético. En el sistema eléctrico, amortiguarían los picos de consumo al ceder la energía almacenada en los momentos de máximo consumo, lo que produciría un ahorro de combustible en el punto de generación. En el ámbito del transporte, permitirían recuperar gran parte de la energía de frenado de los vehículos, para almacenarla y cederla posteriormente en situaciones de arranque o demanda punta de potencia.
  • Nuevas técnicas para climatización (centralizada o individual), que reducirían considerablemente la demanda energética. Además, el desarrollo de edificios autosuficientes permitiría reducir la energía demandada a la red con el consiguiente ahorro de energía por pérdidas en la distribución, transporte y generación.
  • Nuevos materiales con aplicaciones en edificación (materiales semitransparentes electrocrómicos, que permitirán controlar de manera directa la radiación que penetra en los edificios), transporte (ligeros y resistentes que permitan un menor peso de los vehículos), o consumo (nanomateriales semiconductores como el grafeno que permitirán desarrollar dispositivos electrónicos más pequeños y de menor consumo).
  • Asimismo, nuevas fuentes de energía para los procesos industriales, la producción de electricidad y el transporte. En este ámbito destaca la producción de hidrógeno a partir de fuentes renovables, bien sea reformando biocombustibles, bien mediante la fermentación de materia vegetal, o bien mediante el uso de mecanismos innovadores de hidrólisis del agua que permiten la producción directa bajo demanda.
La innovación tiene un papel principal en el panorama actual, donde urge reducir el consumo energético, no sólo para la búsqueda de nuevas soluciones tecnológicas, sino también para detectar las limitaciones de las soluciones existentes y para identificar los pasos a seguir en pos de la eficiencia y el ahorro de energía. Innovar en eficiencia energética proporciona tanto beneficios directos, por ahorro de recursos energéticos y limitación de la dependencia exterior, como indirectos, por mejoras medioambientales. Además, la mejora de la eficiencia energética en un escenario de crecimiento económico sostenido contribuye también a la creación de empleo y a la mejora de la competitividad en aquellos sectores para los que la energía constituye un factor fundamental de sus procesos productivos. La innovación, por tanto, debe liderar, junto con una educación ciudadana orientada al consumo responsable, el camino hacia el desarrollo sostenible en materia energética. Fuente http://blog.abengoa.es/

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Ver más / ver menos